jueves, 18 de septiembre de 2008

Chiro (Parte 6)

Para entender esta historia necesitas leer las partes anteriores. Podés encontrarlas luego de este post, o todas juntas haciendo click aquí

La vida tiene formas curiosas de traernos de regreso al punto de partida. Después de todo, del polvo venimos y al polvo vamos.
Casualmente, el último encuentro con Chiro, tuvo algo que ver con eso.
No había vuelto a entrar a mi casa desde aquel cachetazo un par de años atrás. Cuando golpeó la puerta y salí a recibirlo, me sorprendí:
“¿Como andas, Marce?”, preguntó guiñándome un ojo.
“¡Qué sorpresa, Chiro! Tanto tiempo. Pensé que andabas ocupado haciendo bebés por ahí”
“Sos un idiota. Pero está bien, yo te hubiera dicho lo mismo. Bue... justo a vos no, obvio”
Yo no tenía ganas de jugar más “luchitas”, ya no era necesario.
Entramos a mi casa, le convide una cerveza y charlamos de boludeces. En un momento dio una palmada sobre su falda para que me siente arriba de él. Eso si que no lo habíamos hecho antes. Me senté y empezó a besar mi cuello. Estaba tratándome como una de sus putitas, comprendí.
Esto no estaba resultandome sexy. Chiro estaba dejando de resultarme sexy también. Sabía demasiadas cosas de él y había visto demasiado. Lo que me había gustado tanto aquel mediodía de 1989 en el almacén de Mario, se estaba evaporando. Él sintió mi falta de respuesta y me miró mientras me acariciaba el pelo:
“¿A vos te hubiera gustado que fuera tu novio?”
No paraba de polemizar ante cada oportunidad que veía. Me gustara o no, seguía sorprendiéndome. Con él no me tenía que esconder, a fin de cuentas era la única persona con la que tenía relaciones sexuales, mal que mal.
“No, Chiro. Para nada”
“¡Mentira! Yo se que en otro momento te hubiera gustado. ¿Te imaginás lo que hubiéramos sido? ¡Cualquier cosa!”
Prefería no imaginarlo, así que no le contesté nada. Solamente me quedé mirándolo.
“¿Te acordás cuando fuimos a ver al Banana Pueyrredon? Re que era nuestra primer cita esa”
No pude evitar reírme. Su tono de voz y la cara que puso fueron muy graciosos. Él también se rió. Se rió como antes, por primera vez en mucho tiempo. Nos quedamos mirándonos. Pero creo que no pensábamos el uno en el otro, sino en nosotros mismos. ¿Qué había pasado desde ese entonces hasta acá?
“Si esa fue nuestra primer cita, el día que dijiste vos sabes que me re gustas, te me estabas declarando”
Se quedó un momento mirándome sin hablar.
“¿Yo te dije eso?”
“Si.”
“¿Puedo poner la radio?”
Agarre mi disc man Sony y lo conecté al equipo.
“Si. Ahí está”
Me puso FM Hit. Ese era el primer año de transmisión de esa radio, si mal no recuerdo, y Daisy May Queen conducía los “40 Principales”. Estaban pasando “Don't Cry” de Guns'n'Roses. A Chiro le gustaba toda la música que se escuchara en el momento, o sea, toda la música de FM Hit. No tenía mucha creatividad en ese campo. Como ahora había que ser fan de los Guns, Chiro era fan de los Guns. Sus fanatismos duraban el tiempo que las radios pasaban los temas de sus ídolos del momento.
“Uh boludo, me copa este grupo. Cuando vengan los voy a ir a ver.”, dijo mientras canturreaba mal la fonética de la canción.
“No digas huevadas. Cuando vengan ya no te van a gustar mas”
“¡Cualquiera!. ¿Por qué?”
“Por que los vas a haber escuchado mucho y te vas a haber cansado”
Sonrió con su cancherismo característico, se sentó al lado mío y me besó. Yo me dejé...
Hacía un tiempo que no me besaba alguien, que lindo que era. Bah, alguien. Él, en realidad. No tenía a nadie más que lo hiciera.
Después de besarme, bajo la mirada hasta su bulto. Yo hice lo mismo. Los dos comprobamos el efecto físico que nuestro beso había tenido.
“No se si es tan así. A vos te besé muchas más veces y me seguís gustando ”.
Nos volvimos a besar. Era verdad. No me había dejado de erotizar a mi tampoco.
Te podría contar que pasó después, pero no tengo ganas. Además, a esta altura ya te lo debés imaginar. Lo que si te voy a contar es que fue una excelente última vez. Hacía mucho que no intimábamos, entonces fue todo mucho mas lento. Había una especie de aire nuevo... como la primera vez.
Nos quedamos acostados enredados en las sabanas, reponiendonos de nuestro ejercicio. Chiro agarró mi disc man y se puso a buscar otra radio(“Erótica” de Madonna se ve que no le hacía gracia). Se detuvo en la Rock & Pop. Comenzaba a sonar “Tumbas de la Gloria” de Fito Paez. No se si alguien recuerda que con la explosión comercial que tuvo Fito en el año 1992 con el disco “El Amor Después Del Amor”, las radios nos empalagaron a más no poder.
“Que bárbaro Fito, boludo. Este flaco se está yendo para arriba, ¿viste?”
“Si. La verdad que le está yendo bien. Igual estaría bueno que no lo pasen cada dos segundos”
Después de decir esto, le di un beso en el cachete y me fui al baño.

Cuando volví de hacer mis cuestiones, él se había vestido y estaba tirado en la cama. La expresión de su rostro ya no era la misma de cuando llegó a mi casa. Ya tenía lo que había venido a buscar.
Mientras me vestía, Chiro me miraba y sonreía. Era una sonrisa burlona, no era una sonrisa simpática y compradora como antes.
“Che, ahora que lo pienso vos no venís a casa desde aquella vez que nos peleamos. Hace como dos años o tres. ¿Te acordás?”
No decía nada. Todo lo que le preguntaba, me lo contestaba con monosílabos. Me senté en la cama para ponerme las zapatillas y él seguía mirándome.
“Bueno ya. ¿Me vas a decir por qué me miras así?”. Le pregunté medio enojado.
“Porque sos un boludo”, me dijo sin borrar esa mueca de su cara.
“¿Como?”
“Nada. ¿Me dejas que me ría un rato de lo boludo que sos?”.
No le contesté y me terminé de vestir. Pensar que por un momento había vuelto a caerme bien.
“Me tengo que ir”
“Ok. Andate”
Nunca volvimos a hablar.

¡En cinco minutos salía el micro y no me había terminado de preparar el bolso!. El colegio organizaba un campamento a Sierra de la Ventana por el fin de semana, y aparentemente se iba a armar flor de relajo igual que el año pasado. No me iba a perder ese campamento ni en pedo. Busqué el disc man para ponerlo con mis cosas. El disc man no estaba.
Pero yo no lo moví de acá...”, pensé desconcertado mientras buscaba en otros lugares donde obviamente no iba a estar.
Súbitamente, recordé algo. Cuando Chiro estaba tirado en mi cama y no decía nada, la radio ya no estaba sonando. Estuve a punto de preguntarle porque la había apagado, pero no lo hice. Él me miraba y se reía como esperando que yo diga algo.
¿Me dejas que me ría un rato de lo boludo que sos?
Sentí mucha bronca. Pero no por haber sido robado por segunda vez, sino porque Chiro tenía razón. Era un boludo.
Corrí hasta su casa y le pregunte a Mario donde estaba Chiro. Se había ido por el fin de semana a no se donde. “¡Puta madre! Ya lo voy a agarrar cuando vuelva”, pensé mientras corría para tomar el micro.

El Lunes siguiente al mediodía, me desperté sobresaltado por a unos gritos que venían de la calle:
“¡Marce! ¡Marce, vení rápido!”, gritó mi mamá.
Llegué hasta la puerta de mi casa y escuché que una vecina lloraba mientas decía:
“¡¡La puta madre que lo parió!!”
Mi mamá estaba ahí parada, también con lágrimas en los ojos y le decía a la madre de la chica:
“Dios mío... pobre madre. Lo único que le pido a Dios es que le de un poco de paz a su alma, nada más”
No me había recuperado del quilombo que había sido ese campamento de fin de semana y no entendía que carajo estaban diciendo.
“Pero ¿que pasó?”, pregunté refregándome los ojos. La madre de mi vecina contestó con la voz quebrada:
“Chiro, el hijo de Mario. Tuvo un accidente con tres amigos anoche y se murió esta mañana. ¡Dieciséis años tenía nada más!”
Escuché la frase pero no la entendí.
“¿Como se va a morir?”, pregunté balbuceando como si me hubieran hablado en ruso.
“Si, se murió. Parece que venía con dos chicas y otro pibe, los cuatro en una moto. Un auto los chocó de atrás y él salió volando y se reventó la cabeza. Lo están velando en la casa..”
Dejé a mi vecina hablando sola y salí corriendo hacia la casa de Chiro. No había podido procesar lo que me habían dicho. Cuando llegué a la esquina paré de correr porque la imagen que tenía adelante me lo impidió...


CONCLUIRÁ...

10 comentarios:

Alejandro Solo dijo...

Ah! yo pense que se iba a morir de sobredosis o a la carcel. Aunque me hubiera gustado que se lo lleven los marcianos. En esa epoca eran tan malo mi ingles, que pense que Los Guns traducido era Gansos Rosas. Pereza de buscar un diccionario. Que boludin!!!. Igual no me gustaron como grupo. Esta buena la historia. Ahora detalles del funeral... me vino el recuerdo del velorio de la vieja Insulina

Marcelo dijo...

Muchos pensaban que era los gansos, de hecho todo mis compañeros decían ¡ehh vamo a ver a los gansos!
Hay una reminisencia del velatorio de "insulina", pero ya te lo voy a contar en el post.
Te mando un abrazo!

Marce

Guillermo dijo...

que buena historia marce.La verdad que me sorprende todas las cosas que visiste!
Con respecto a los guns...fue mi banda de la infancia y no pasaba un dia sin que jugara a ser axl rose jaja.
Un abrazo

Marcelo dijo...

Jaja está muy bien guille. Te atabas la camisa escosesa a la cintura también?

beso

Marce

cami "me da me da" dijo...

dale pleeeeeease terminalo!
intriga
intriga
intriga

Ivanna dijo...

:D


media pila para el final


bah, el epílogo


te mando besote

Alejandro Solo dijo...

¿Queres que te ayude con el final?
Estas son mis ideas:
1- Chiro fue atropeyado por los picapiedras. Estaban fuera de contexto y tiempo asi que se anula la historia. Spielberg retorna con la historia años despues, logra que Chiro se lo lleven los marcianos, pero la gente ya perdio el interes y es un fracaso como la vuelta de la Spice Girls.
2- En el funeral, Chiro no estaba muerto, estaba hechizado por Harry Potter con el Petrificus Totalus, cuando vuelve en si, te deja definitivamente por Hermione. PD: Seran siete las partes de Chiro como las de Harry Potter?.
3-Chiro vuelve como zombie, y crea un grupo de rock con Insulina y la ranita de metan, logran el disco de diamante. Hacen un video muy parecido a Thriller de Michael Jackson, la estrella pop los termina demandando, pero los perdona cuando vos encontras su nariz.

Me parecieron buenas las ideas.
Saludos.

Ivanna dijo...

dale loco.


:D

Anónimo dijo...

Al menos a mi...me tenias acostumbrado (inconscientemente) a leerte a diario. No quiero meterte ninguna prisa...(con cariño)...me gustaría seguir leyendo la historia...
Un saludo

Marcelo dijo...

Ya publique la conclusion chicos. Disculpen que haya desaparecido, pero estos dias fueron complicados y no podía terminar. Hay momentos que son para el silencio...

Besos a todos

Marce